14.5 C
Mexico City
miércoles, agosto 17, 2022

Suspender aranceles y regularización migratoria: los puntos del atrevido programa propuesto por López Obrador a Biden

El mandatario mexicano se reunió previamente con la vicepresidenta de EE.UU., Kamala Harris, en su residencia oficial.


El presidente de EE.UU., Joe Biden, recibió este martes en La Casa Blanca a su homólogo mexicano, Andrés Manuel López Obrador, para abordar una agenda bilateral que tiene entre sus puntos calientes la cuestión migratoria y las medidas para el combate de la inflación. 

«Esta no es la primera ni la última vez que cerraremos filas para ayudarnos, a pesar de nuestras diferencias», dijo López Obrador a su par estadounidense durante un encuentro con los medios, en el que leyó las cinco propuestas de su Gobierno para apuntalar la relación bilateral y atender los desafíos compartidos.


Biden, por su parte, recalcó que su país veía a México como un «socio igualitario» y destacó que más allá de los titulares «exagerados», la relación entre ambos mandatarios es «fuerte y productiva».

«Transformar, no mantener»

Una de las propuestas más novedosas que hizo el presidente mexicano a Biden fue la de «suspender de inmediato» varios aranceles a alimentos y otros bienes, más allá del T-MEC, con el objetivo de beneficiar a ambos países, en momentos en que la inflación asedia sus economías.

El mandatario consideró aunado a la eliminación de esos aranceles, podrían suprimirse las «tediosas» medidas burocráticas y regulatorias para el comercio de alimentos y otros bienes, «que aminoren los precios a los consumidores«.

Del mismo modo, López Obrador hizo un llamado a su par estadounidense a proponer un plan de regularización migratoria para las personas que llevan años trabajando «honradamente y contribuyen al desarrollo» de EE.UU.

Aunque reconoció que esa medida podría acarrear la queja de los republicanos, el mandatario mexicano aseveró: «La salida [a los desafíos] no está en el conservadurismo sino en la transformación». Además de ese proceso de regularización, insistió en la necesidad de otorgar visas a los trabajadores mexicanos y centroamericanos, «para asegurar que no se paralice la economía por falta de mano de obra».

«Sin un programa atrevido, no será posible resolver los problemas que nos aquejan», indicó López Obrador, tras asegurar que la apuesta de su administración es «transformar, no mantener el status quo». En esa línea, estimó clave destinar al menos un billón de dólares para obras de infraestructura que le den mayor dinamismo a ambas economías.

En lo que respecta al tema energético, el mandatario mexicano planteó 

Página pasada

El mandatario mexicano comenzó su jornada sosteniendo una reunión con la vicepresidenta de EE.UU., Kamala Harris. «Es un enorme placer recibirlo aquí en mi hogar«, sostuvo la segunda a bordo del Gobierno estadounidense, tras resaltar la relación «tan especial» entre ambos países.

Por su parte, López Obrador elogió a Harris por ser «una mujer con principios, inteligente, honesta y partidaria de la igualdad». «Es nuestra amiga», apuntó el mandatario mexicano, quien incluso felicitó a los estadounidenses por contar «con una vicepresidenta de primer orden».

En esa misma línea, agregó: «Siempre hemos conversado en beneficio de nuestros pueblos y en beneficio de las dos naciones. Y ahora vamos a hacer lo mismo».

El encuentro entre Biden y López Obrador se produce en momentos de gran complejidad para la agenda entre México con EE.UU. La reciente tragedia en la que fallecieron por asfixia más de medio centenar de migrantes latinoamericanos en Texas y la presión inflacionaria que afecta a ambos países obligan a la búsqueda de medidas para atender la situación.

El ambiente cordial ha caracterizado esta visita. De hecho, el encuentro bilateral se ha puesto sobre la mesa para limar las asperezas que generó la negativa del mandatario mexicano de asistir a la Cumbre de las Américas, celebrada hace un mes en Los Ángeles. 

López Obrador faltó a esa cita en rechazo a la exclusión de Nicaragua, Venezuela y Cuba de la cumbre, lo que habría causado «exasperación» en EE.UU., según fuentes citadas por Reuters. No obstante, esos mismos voceros aseguran que la reunión de este martes demuestra que en la Casa Blanca «ya habían pasado página».

Más allá de los gestos de acercamiento, lo espinoso es la negociación de las 300.000 visas de trabajo —150.000 para mexicanos y 150.000 para centroamericanos—, que el Gobierno de López Obrador quiere pactar con EE.UU. 


Este contenido es publicado por Politburó Digital con plena autorización de Actualidad RT

Últimos Artículos