13.6 C
Mexico City
domingo, febrero 5, 2023

AMLO niega interferir en los asuntos internos de Perú: “Estamos opinando nada más”

El presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, aseguró que su Gobierno no ha cometido ningún acto injerencista, como lo denunció la Cancillería peruana el 9 de diciembre en medio de la crisis política que vive esta nación andina.
 
México se ha convertido en un elemento clave de la situación que actualmente vive Perú, ya que hasta el momento ha sido el único país en analizar un posible asilo político a Pedro Castillo, quien fue destituido de su cargo como presidente el 7 de diciembre pasado, acusado de rebelión.
 
López Obrador calificó como «lamentable» la decisión del Congreso de Perú de deponer al líder izquierdista peruano, quien actualmente se encuentra detenido. Además, pidió que se respeten los derecho humanos del exmandatario y lamentó que, desde el inicio de su gestión, Castillo se enfrentó a un ambiente de hostilidad que obedece a «intereses de las élites económicas y políticas».
 
Ante estos dichos, la Cancillería de Perú acusó al presidente de México de «injerencia» en sus asuntos internos, algo que negó López Obrador: «No, estamos opinando nada más. Allá van a resolver ellos [su inestabilidad política]. Pero sí es violatorio lo que se está haciendo con la democracia [peruana]».

Las autoridades mexicanas ya confirmaron que Pedro Castillo sí solicitó asilo en el país y eso ha levantado críticas entre los grupos opositores al Gobierno de López Obrador, los cuales señalan que México no debe brindar apoyo a un político que, dicen, se identifica con una izquierda radical e intentó disolver al poder legislativo de su país.
 
El presidente mexicano, en cambio, siempre ha manifestado su simpatía por Castillo, a quien elogia por haber llegado a la máxima instancia del poder peruano, empezando desde abajo, como un maestro.
 
«Consideramos lamentable que, por intereses de las élites económicas y políticas, desde el comienzo de la presidencia legítima de Pedro Castillo, se haya mantenido un ambiente de confrontación y hostilidad en su contra hasta llevarlo a tomar decisiones que le han servido a sus adversarios para consumar su destitución», opinó López Obrador.
Ante esta postura, el Ministerio de Exteriores de Perú consideró que «las expresiones de las autoridades mexicanas constituyen una injerencia en los asuntos internos del Perú, y no resultan consistentes con los acontecimientos que se han sucedido en días recientes».
El 7 de diciembre, el expresidente peruano, Pedro Castillo, anunció en un mensaje televisado en cadena nacional la disolución del Congreso y el establecimiento de un «Gobierno de excepción». Sin embargo, el Congreso celebró la sesión que estaba prevista para tratar la destitución del presidente y, por abrumadora mayoría, votó a favor de poner fin a su Gobierno.
 
Tras la votación del Parlamento, asumió como jefa de Estado la vicepresidenta Dina Boluarte, convirtiéndose en la primera mujer en Perú en ostentar ese cargo.
El 8 de diciembre, la justicia peruana determinó la prisión preliminar de Castillo por un plazo de siete días, tras acusar al exmandatario del delito de rebelión.

Este contenido es publicado por Politburó Digital con plena autorización de https://sputniknews.lat/

Últimos Artículos