Politiburó Digital

Lilly Téllez, el caballo de Troya de la derecha mexicana.

14 mayo, 2020
Comparte en:
AMLO es tan conservador como Lilly Téllez - Contrapeso

Todos conocemos la historia de los troyanos. Fueron necesarias dos partes, una ingenua y una alevosa. Sólo hubo una manera de conquistar Troya y fue desde dentro. En un capítulo más de nuestro México mágico, les ofrezco una analogía afín a esa guerra mitológica.

Para poder entender a qué se referían la actual senadora Téllez y la Comisión nacional de honestidad y justicia de MORENA en diciembre de 2019, cuando ambas partes referían que Lilly no pertenecía al partido, hay que recurrir a los días en que AMLO buscaba adeptos estratégicos para ganar en estados clave, en esos estados en los que no entraba el progresismo ni con calzador, esos estados de recurrente filiación conservadora durante la historia. Para poder ganar en Sonora, comúnmente bastión de derecha, Andrés Manuel en persona se comunicó con Téllez antes de iniciar la contienda en 2018, para invitarla a ser parte del proyecto. Sus fuentes le indicaban que la intención de voto favorecía a la comunicadora, situación que, al final, sucedió como parte de la aplanadora llamada MORENA el pasado 1 de julio de 2018. A Téllez se le ofreció la coordinación del partido en el estado, puesto por medio del cual, una vez que hizo tan buena campaña, tuvo acceso directo a la senaduría federal. Sí, de acuerdo, hizo la tarea y llegó por medio del voto popular, pero no tenía un pasado político, por medio del cual, accediera a las tablas suficientes para comulgar en un 100% con los estatutos del partido ganador y actualmente en el poder. Fue como aquella invitada que, una vez embrutecida por el alcohol, aplicó la hoy típica y neo clásica frase: si ya saben cómo soy, ¿para qué me invitan?

En cierto modo, Lilly tenía razón. Que la hayan invitado al proyecto fue un oportunismo meramente político por parte de Andrés Manuel. No por que la hayan invitado, tenía que doblegar sus creencias básicas personales a las consignas que MORENA tenía planeadas una vez que se llegara al poder. Pero, tampoco es que alguien le haya puesto una pistola en la sien para obligarla a aceptar la invitación. Ella bien pudo haberse negado, pero, evidentemente, también vio una oportunidad en el horizonte y entonces tenemos esta situación en que ambos bandos se utilizan uno al otro con distintas finalidades.

Matrimonio por conveniencia, según entiendo de leyes, se le llama a este tipo de anomalías.

Desde ahí, ya estábamos mal. Se estructuró una pirámide al revés, se comenzó su construcción desde el ápice, no desde la base. Evidentemente, era cuestión de tiempo para que colapsara.

Partiendo de que, a falta de carrera política, ahora sabemos que una comunicadora no puede ser una buena elección para representar los intereses del pueblo, dejo a su consideración los tantos y enormes yerros de Lilly:

¿Para qué poner a una comunicadora en una curul del senado?

  • Si gracias a eso vamos a ver pasar sus 112 ausencias a la cámara. Si dividimos 112 faltas entre 5 días que completan una semana laboral de la senadora, ella ha faltado en 22 de las 87 semanas que lleva el periodo. ¿Lo convertimos a pesos? Un senador gana, libre de impuestos $6,300.00 diarios. Ella ha cobrado 705,600 pesos sin haberse presentado a trabajar. El equivalente a 2,352 mascarillas N95 3M 8210.
  • Si no va a defender el derecho de las mujeres a abortar, incluso en caso de violación. Téllez interpone sus creencias religiosas, teniendo la oportunidad de mostrar empatía con sus congéneres. Lejos de mostrar sororidad, la senadora se cubre de una innecesaria soberbia y propone no encarcelar a las mujeres que lleven a cabo esta opción, sugiere tratarlas con terapia y que lleven a cabo trabajo comunitario como pago por su “delito”. Cuánta benevolencia tendríamos que agradecerle.
  • Si, una vez más, anteponiendo sus creencias religiosas, se declara en contra de iniciativas como la despenalización de las drogas y el matrimonio igualitario, haciendo caso omiso de que se puede garantizar una mayor cantidad de derechos si las parejas del mismo sexo desean acceder a prestaciones que solamente las parejas heterosexuales obtienen.
  • Si desde su posición de poder define por medio de su cuenta de Twitter al pueblo de México con el calificativo “adoctrinado al comunismo”; al mismo nivel su discurso en contra de dar asilo político a Evo Morales, insinuando que se le trataba como héroe, en vez de tratarlo como “un corrupto que sólo desea eternizarse en el poder”, otorgándonos, nuevamente, una muestra de poco tacto humano y nulo respeto a quien representa una idea contraria a su limitado conocimiento político.
  • Si en una clara muestra de poca ilustración y conocimiento del campo mexicano, da la espalda a iniciativas para proteger el desarrollo y mayor impulso al maíz nativo, situación que lo pondría por encima del maíz transgénico, alterado este último con métodos poco recomendables para consumo humano. Fue la única que votó en contra de varias de estas iniciativas de ley, “sólo por que sí”, según se ha justificado en su cuenta de Twitter.

El mayor problema de coherencia de Téllez radica en apoyarse en MORENA a conveniencia. La mayoría de sus propuestas e iniciativas en la cámara, son presentadas a nombre del grupo parlamentario, enarbolando la insignia del partido en todo lo alto. En tanto sean propuestas con las que no coincide, entonces se da a la tarea de despotricar contra su propio partido. En su calidad de caballo de Troya, aprovechó el triunfo aplastante de MORENA para empujar su presencia en el estado de Sonora, yendo después en contra de todo lo que el partido representaba como ideales.

Por último, dejo a su consideración un fragmento de su discurso al recibir la constancia por parte del INE, que la acreditaba como ganadora de la contienda electoral en 2018; discurso que, al parecer, no escribió ella misma, basada en una plena convicción de servicio al pueblo:

“Estoy a las órdenes de lo que digan los ciudadanos, y estoy particularmente orgullosa de que estamos haciendo historia, de que estamos haciendo patria y que vamos a hacer las cosas diferentes, las vamos a hacer con un verdadero espíritu democrático por la paz, la justicia, la equidad y la libertad.”

¿Para cuándo, Lilly, harás honor a ese discurso?

Sí, hay que decirlo también, Lilly fue un yerro de Andrés Manuel.


Comparte en:

Comentarios

Articulos relacionados

This site is protected by wp-copyrightpro.com