Politiburó Digital

La travesía del coronavirus en Italia

16 marzo, 2020
Comparte en:

Lilo González


Hoy 16 de marzo del año 2020 a las 22:16 me encuentro cómodamente sentada en mi sillón acompañada de Fito, mi cuadrúpedo negro-blanco de colita larga y ladridos estruendosos que comparte habitación conmigo; estoy degustando un tradicional spritz italiano después de haber regresado de trabajar en la ciudad de Bérgamo, perteneciente a la provincia del mismo nombre, que cuenta con 1,115,000 habitantes aproximadamente ubicada dentro de la región de Lombardía, la mayormente golpeada por la actual pandemia del territorio italiano.

Pongo de ejemplo mi fin de semana; a esta hora me dispongo a prepararme para salir cenar, bailar o simplemente a tomar algún menjurje relajante con la tribu amiga, sin embargo desde hace ya algunas semanas la dinámica se ha modificado drásticamente. Un ejemplo es mi exposición al exterior del sábado pasado la cual se llevó a cabo de la siguiente manera: abrigada como es correcto por la temporada invernal, sumé una mascada gris con motivos de calaveras bastante extensa que cubre nariz y boca, tomé un par de guantes de látex y junto con el individuo negro-blanco de colita larga, algo indispuesto por tener que salir con un par de ridículos zapatitos rojos, me dispuse a dirigir nuestra brújula al supermercado a realizar una pequeña despensa. Caminamos pocos metros, pues en la zona central de la ciudad hay muchos comercios, notamos las calles desiertas, el viento nos golpeaba abiertamente sin ningún obstáculo humano. Absolutamente todo estaba cerrado y había un par de almas completamente cubiertas deambulando por la calle que nos direccionaba al punto fijado. El supermercado se veía sin gente ya desde lejos, al entrar lo notamos perfectamente surtido a excepción de la zona de artículos desinfectantes, la cual se veía completamente desordenada y con un par de bolsas de algodones desparramadas que no consiguieron ser tomadas en cuenta en la compra de pánico, para fortuna de Fito el área de mascotas estaba más que saturada y pudo pasar a olfatear y controlar exhaustivamente la calidad de todos los productos (incluidos los de gatos, cuyos y aves) como es su costumbre. En la caja un chico con cubre bocas atendía amablemente detrás de un cartel que pedía al menos dos metros de distancia entre un cliente y otro por disposición oficial… parecía estar contento de tener algo de gente a esas horas . Me comentó que había poca afluencia y que todos llegaban preocupados preguntando si iban a seguir surtiendo víveres, enlatados y cárnicos por la situación actual, la respuesta fue afirmativa, no hay señal de desabasto, por lo menos no aquí. 

La primera vez que se habló de la presencia del coronavirus COVID-19 en Italia fue el 31 de enero, cuando fueron detectados en Roma dos turistas chinos de 66 y 67 años provenientes de la provincia de Hubei y desembarcados el 23 de enero en el Aeropuerto de Malpensa en Milán (la zona con mayor emergencia actualmente, bingo), los cuales dieron positivo al tampón detector. Posteriormente el 21 de febrero fueron detectados 16 casos positivos (14 en Lombardía y 2 en Véneto) y de esta manera el virus comenzó a recorrer varias localidades de la región; se reportaron los primeros casos en Milán, Crema, Codogno, Piacenza, Parma, Módena y Bérgamo, la ciudad en la que radico. En la zona sur de Italia aparecieron casos provenientes de personas o turistas que habían estado precisamente aquí, los cuales trasladaron el virus a estas regiones, pero esto no se limitó a las fronteras del país con forma de bota.

Del 17 al 19 de febrero se llevo a cabo en la empresa donde trabajo una convención anual que reúne a personal de todas las sucursales en el extranjero, de la cual tres compañeros mexicanos regresaron a la patria portando con ellos un incómodo pasajero. Para el día 22 de febrero mostraron síntomas de influenza y al ser analizados dieron positivo al COVID-19, siendo así los primeros casos en registrarse en México. Cabe resaltar que, participar en esta convención significaba estar en contacto directo (conferencias, talleres, comidas, cenas) con todos los asistentes, yo personalmente despedí con un fuerte abrazo a mis connacionales y hasta el momento, me encuentro bien de salud o al menos sin ningún síntoma preocupante. El director de la sucursal en Malaysia también dio positivo y fue atendido en el hospital de Bérgamo. Para estas fechas en toda Italia se contaban ya con al menos 100 casos confirmados. 

El primer decreto de ley para atender la posible epidemia aparece el 21 de febrero, donde se ordena cuarentena obligatoria de 14 días a quien haya estado en contacto con personas que hayan dado positivo al tampón detector (en mi empresa no fue posible demostrarlo pues el Gobierno de México en ningún momento emitió un parte oficial que pudiera comprobar lo sucedido con los compatriotas mexicanos). El 8 de marzo se declara que toda la región de Lombardía es zona roja y se limita el traslado de habitantes hasta el 3 de abril. Se ordena cerrar escuelas, se cancelan eventos masivos públicos y privados, se cancelan eventos deportivos, se cierran las iglesias y algunos centros comerciales se limitan a ciertos horarios, algunas zonas se aíslan completamente, como Nembro y Alzano Lombardo en la provincia de Bérgamo. A este punto, en Italia habían 7,375 casos positivos y casi 366 muertos; para el 9 de marzo, solo un día después, Giuseppe Conte, presidente de Italia decreta zona roja todo el territorio italiano, llevando así las disposiciones preventivas a toda la nación. El pasado sábado se adjuntó la orden de cerrar todos los comercios y limitar el transporte público… y así es cómo llegamos a la Italia desértica y casi completamente aislada.

¿Y cómo fue el desarrollo de la sociedad en este periodo? Los primeros días en que sonó la llegada del virus gracias a los turistas de origen chino hubo curiosidad, la cual pasó a una ligera preocupación y llegó hasta el querer evitar contacto con cualquier persona de rasgos orientales. Sin embargo las calles, los comercios, los bares seguían llenándose de manera habitual.

Desde el 23 de febrero se pidió a la población bajar la participación social, sin embargo esta no atendió del todo la recomendación. Los medios de comunicación comenzaron a enviar imágenes de cómo se vivía la noticia de las primeras restricciones desde algunos puntos del país, todos tranquilos, todos con cubre bocas, todos en el bar, en el parque, en la calle, en el trabajo. Pensemos en cualquier periodo invernal de la región, la influenza estacional invade casi por completo a todo el país; pocos se salvan de tener resfriados o padecer complicaciones derivadas de los diversos virus, no es complicado deducir que, al no haber modificación en las actividades sociales, el COVID-19 se iba a regar como cualquier otro virus. Los números comenzaron a subir dramáticamente, la aplicación de tampones detectores fue siempre alta desde un principio y por lo tanto los números aumentaron de manera exponencial, y aún así, la gente no detenía su ritmo de vida.

Fue hasta el 8 de marzo cuando el presidente Conte elevó a nivel nacional la emergencia que la sociedad cobró conciencia real de lo que estaba sucediendo; estábamos enfrentando una epidemia de grandes dimensiones que comenzaba a saturar los sistemas de salud. Rápidamente la prensa comenzó a distribuir noticias en las que presentaba testimonios de personal hospitalario de la región de Lombardía, la cual ya contaba con aproximadamente 5,469 casos, los cuales decretaban una crisis inminente por falta de personal médico, camas de hospital, material básico, respiradores.

El virus COVID-19 puede provocar en algunos casos una “neomonía intersticial bilateral” la cual requiere de un sistema de respiración asistida para el paciente, al no haber suficiente número de respiradores, se llegó al punto de tener que elegir a qué pacientes se les daba prioridad, todos ellos menores de 60 años de inicio, esto es triste y devastador, debe ser infinitamente difícil decidir a quien otorgarle una oportunidad de sobrevivir y a quién no. 

Desgraciadamente la situación en los hospitales actualmente no mejora, siguen en un estado de colapso, sin suficiente material. Específicamente en Bérgamo el 9 de marzo se presentaban 1,254 casos positivos, con lo cual se convertía en la región con mayor número de casos presentes en sus pobladores, al día de hoy, lunes 16 de marzo, Bérgamo cuenta con 3,760 casos positivos; escuchar el sonido de las ambulancias se ha convertido en algo común y frecuente, aún cuando se reporta que no están siendo suficientes para cubrir la demanda. ¿Esto se podría haber evitado si la población hubiera adoptado de manera más responsable las disposiciones oficiales? Definitivamente pienso que si, aún tomando en cuenta la gran cantidad de casos que ya estaban presentes y no detectados, si la afluencia a bares, iglesias, reuniones hubiera bajado, la transmisión hubiera sido menor. Ante lo que vivimos actualmente no resta más que ser obedientes, optimistas y muy pero muy responsables. Se espera que en un periodo de dos semanas se empiecen a ver resultados positivos con las medidas impuestas por el gobierno Italiano; que quede de experiencia que, una emergencia de este tipo debe tener una intervención temprana por parte del gobierno, sí, pero también necesita que su pueblo responda con una actitud de responsabilidad y cooperación con el mismo. ¿Cómo lograron controlar la epidemia en China? En gran parte por una gran participación ciudadana, si algo tiene la población de dicho país es que es SUMAMENTE SOLIDARIA.

Tenemos que funcionar en conjunto, tenemos que ser responsables y participativos y sobre todo debemos evitar caer en pánico; los medios y los políticos van a buscar sacar beneficio de todo esto y en México ya se está viendo.

Que todo esto sirva de ejemplo para que, las sociedades que están por enfrentarse a las primeras fases de la epidemia apliquen protocolos correctos. 

Espero muy pronto poder salir al súper sin parecer cirujana, y Fito agradecerá también el poder salir a pasear sin esos horrendos zapatitos rojos, extraña su vida normal de perrito bergamasco. 


Comparte en:

Comentarios

Articulos relacionados

This site is protected by wp-copyrightpro.com