Politiburó Digital

¿La caída de los precios del petróleo confirma el resurgimiento de Rusia? Consecuencias geopolíticas del covid-19

22 marzo, 2020
Comparte en:

Summa Oeconomica

Desde que Trump llegó a la presidencia Estados Unidos seleccionó a China como su principal enemigo porque amenaza con arrebatarle su poder hegemónico, el cual está en declive particularmente desde la crisis económica de 2008. En realidad, China ya es la primera potencia económica cuando se mide en términos de poder de paridad de compra. Entra en escena un segundo factor: las finanzas. Nuestro vecino norteño es el país más endeudado del mundo con una cifra de deuda tan alta como inconcebible e impagable. A ello se le debe añadir que el dólar está respaldado por el petróleo desde 1971, y que ese sistema denominado petrodólar ha sido apalancado por la mágica y selectiva impresión de dinero prácticamente de la nada pero siempre generando mayor deuda para el futuro, lo que eventualmente desplazó a la economía real. Como todas las transacciones en el mundo se realizan en dólares para la compra y venta del petróleo, Estados Unidos ha usado ese monopolio para impedir a través de sanciones que sus enemigos vendan el insumo, afectando así su economía, como el caso de Irán. Está por otra parte el factor Rusia que logró con Putin una resurrección geopolítica que desagradó a los estadunidenses. Putin está imparable y, como refiere Tom Luongo en este artículo, que el mandatario ruso no haya aceptado reducir sino aumentar la producción de petróleo hace unos días asestó un golpe sumamente importante y letal al mercado de la producción estadunidense de petróleo lutita, que es el que se extrae con la técnica del fracking. Es más caro producir un barril de petróleo con esa técnica que con el petróleo convencional. Antes de ello, Washington intentó sabotear a través de sanciones el famoso gasoducto Nordstream 2 que se planea surta el enorme mercado de Europa. Según el autor, Putin se está desquitando por la interferencia norteamericana en Irán, Irak, Siria, Ucrania, Yemen, Venezuela y Afganistán. Estamos ante un dilema de tres, y Rusia y China mantienen una alianza contra EEUU.

https://theduran.com/russia-just-told-the-world-no/?fbclid=IwAR1JzqbTMnWBpAusDRjXRIR0jiJ9JMD5pDjJWWUvtHQDdhYbZ2sNMjz9muw

Eurasia se coordina contra el Covid-19. Pierden Europa occidental y el mercado de petróleo lutita en EEUU

Sorprende la sucesión de los acontecimientos cuando se observan con una óptica interdisciplinaria: primero, el covid-19 reduce la demanda del crudo que Arabia Saudita exporta a China en 20% porque lastimó su economía y sus propias exportaciones. Los príncipes árabes hacen entonces un llamado a la OPEP+ en la que participa Rusia para intentar convencerle de reducir la producción. Putin se niega al percatarse de que minimizar la extracción no tendrá como consecuencia el aumento esperado en el precio del petróleo debido al fenómeno paralelo de la caída en la demanda. Sucede entonces lo segundo más importante: el Kremlin anuncia que dará el visto bueno a las petroleras estatales de inundar con petróleo el mercado, lo cual desplomó la bolsa de valores haciendo temblar a la industria del fracking en EEUU con la que pensaba independizarse de la importación de energéticos, así como la re-elección de Trump. De paso se lleva a México en el maelstrom económico porque el peso perdió mucho terreno ante el dólar en días recientes con lo que aumentó la presión sobre el gabinete de la 4T, que apenas y pudo sobrellevar la situación debido a que el precio de la mezcla mexicana tiene un seguro de cobertura de riesgos a 49 dólares por barril. La reacción de Putin obedece también a las sanciones que Washington impuso a Rosneft, petrolera estatal, por comprar crudo a Venezuela. Eso no impidió que Rusia siguiera comprando el petróleo sudamericano: una subsidiaria de Rosneft en Suiza, TNK Trading International S.A. tan sólo en enero adquirió 14 millones de barriles de Petróleos de Venezuela (PdVSA). Venezuela es el país con mayores reservas probadas de crudo en el mundo que se calculan en 300,878 millones de barriles, más que Arabia Saudita o Irán. En la teoría del ajedrez se enseña que aquel que controle solamente el centro del tablero es el mantiene la ventaja en el juego. En un conjunto de movidas tácticas muy lúcidas y kasparovianas, ahora es Putin quien controla el centro del mapamundi, lo que dicho sea de paso, me recuerda el campeonato mundial de ajedrez entre Bobby Fischer (EEUU )y Boris Spassky (URSS) en 1972. En aquella época perdió simbólicamente la Unión Soviética porque Fischer manejó mejor la situación a nivel psicológico. ¿Estamos ahora ante la continuación de esa viaja partida?

https://geopolitics.co/2020/03/09/oil-wars-between-russia-saudi-arabia-may-destroy-u-s-shale-oil-industry-instead/?fbclid=IwAR3kRjW3IdvDa3Fi77lDyzXHhTBgj-RlUUlTWWEhMmGPVlQHSsx8q0iRyVg

Twitter: @21cabrera_

Instagram: cabritocimarron

VK: Miguel Cabrera


Comparte en:

Comentarios

Articulos relacionados

This site is protected by wp-copyrightpro.com