Politiburó Digital

Fakeminismo

16 marzo, 2020
Comparte en:

Oveja Eléctrica


El feminismo de Schrödinger.

-Un panista, al lado de él o ella, (siempre panista), una feminista pro aborto con un pañuelo verde, (el pañuelo verde es el veneno), la feminista sería el dispositivo radiactivo. Todos esos elementos concentrados en una marcha feminista con amplia difusión en redes, prensa y televisión-.

Panismo pro vida, antiabortista, homofóbico y en general en contra de la diversidad sexual, el matrimonio homosexual, y en contra de todo avance de la lucha feminista. Es decir, el panismo y el feminismo son como el agua y el aceite, no pueden unirse porque de hacerlo daría como resultado una mezcla heterogénea. El dirigente del PAN, Marko Cortés, ha presentado iniciativas para proteger la vida desde la concepción, y categóricamente rechaza el matrimonio entre personas del mismo sexo. Proteger a la mujer que decide optar por un aborto seguro no está en la agenda panista, todo lo contrario, la condena a morir en un aborto clandestino bajo condiciones insalubres, junto a este gris personaje, se montó al movimiento otro elemento nocivo para el feminismo, Mariana Gómez del Campo, también en contra del aborto. Fakeministas.

Felipe Calderón, ex presidente de México en el periodo 2006-2012 lleva a cuestas 7000 feminicidios, lo que él denomina “víctimas de daños colaterales” por sus acciones para combatir al crimen organizado. Junto a este cínico personaje se suma al paro y marcha feminista el pasado 8 y 9 de marzo su esposa Margarita Zavala, la ex candidata a la presidencia que se negó a video grabarse junto a una pareja de lesbianas con sus hijas porque, argumentó balbuceante y cantinflesca “no, es que eso sí ya es otra cosa”. Fakeministas.

Víctor Trujillo,  Brozo, el payaso que llama “perrada” a los simpatizantes de Andrés Manuel López Obrador, el que por años ha cosificado a la mujer en sus noticieros televisivos exhibiendo a mujeres semidesnudas , en ocasiones, sentadas en las piernas del quien hoy se proclama a favor de la lucha  feminista. Brozo ha ejercido el periodismo vendiendo al televidente lo que para él  es un producto comercial para atraer público que gusta de ver las noticias con edecanes enmascaradas en calzones diminutos y mostrando a cuadro sus atributos físicos. Fakeminista.

El priismo también se sumó al llamado del feminismo. El feroz dinosaurio mañoso cuyos miembros del partido tricolor han sido relacionados en redes de prostitución en las oficinas del otrora Distrito Federal. Cuauhtémoc Gutiérrez, ex dirigente priista, fue señalado como operador de una red de prostitución al interior del PRI.

Por si eso no fuera suficiente, el número de feminicidios durante el gobierno de Enrique Peña Nieto sumaron casi 13 mil entre 2012 y 2017 según datos de la OCNF.

Todas las instancias públicas durante los sexenios prianistas han sido ineficaces, indiferentes, corruptas e indolentes ante la violencia contra las mujeres. Hoy se proclaman feministas y exigen justicia y protección al presidente López Obrador. Fakeministas.

Los peones del fakeminismo.

Chumel Torres, misógino consumado, tiene un amplio historial de tuits donde se refiere de manera peyorativa y misógina hacia las mujeres por estar “gordas». Vampipe, el peón digita, creador de fake news y fotomontajes fálicos, empleado de Xóchitl Gálvez fue él quien hace poco subió un tuit difamatorio en contra de Beatriz Gutiérrez Müller, la esposa de AMLO, el tuit hace referencia a que Beatriz fue ex novia de Alfonso Ramírez Cuéllar, presidente de Morena insinuando que gracias a ella obtuvo la dirigencia.   Bastó ese canalla tuit de Vampipe para que una ola de insultos se abalanzara en contra de la Dra. Beatriz Gutiérrez Müller. Agresiones sumamente misóginas por parte de tuiteros y tuiteras de la oposición donde muestran su grado de anti feminismo, ruindad e inmoralidad. Fakeministas.

Cito fakeministas de menor rango, como la tuitera Gloria Lara (Glodejo), quien también cuenta con un amplio repertorio y colección de tuits no solo misóginos, sino racistas, clasistas y discriminatorios, refiriéndose a las mujeres como “gordas, prietas, nacas y putas», en ese mismo rango se encuentra Tumbaburros, quien reduce el rol de la mujer en la sociedad como “ser una buena madre, ama de casa, y que desde luego no aborte porque es pecado». A este grupo de peones digitales se suman todos aquellos que emprendieron una campaña misógina y brutal en contra de la Senadora Citlalli Hernández quien todos los días sufre acoso por parte de simpatizantes de la derecha aludiendo a su aspecto físico. Fakeministas.

La marcha feminista y #UnDíaSinMujeres sin duda fueron ensombrecidas por la clase conservadora que jamás había marchado con movimientos que exigen equidad, derechos, seguridad y justicia, porque la realidad es que quien ha ocasionado  todo este devastador escenario de inseguridad, feminicidios, corrupción, e injusticia es precisamente quien se ha autoproclamado defensor de los derechos de las mujeres. Después del 9 de marzo, los fakeministas ya comienzan a quitarse la máscara del falso feminismo para que en cuanto el feminismo exija aborto legal en todo el territorio mexicano, ellos puedan oponerse y votar en contra del derecho de las mujeres a decidir sobre su cuerpo.

Cierro este texto con una duda Hamlética: ¿Qué fines oscuros hay detrás del apoyo que recibieron para el paro #UnDíaSinMujeres empresas como Walmart, Soriana, Bimbo, Herdez, Consejo Coordinador Empresarial, Coparmex, etcétera? Una protesta social que es bien recibida y apoyada por la IP tiene tintes políticos. Cualquier movimiento de cambio siempre genera desestabilidad en el sistema y si eso no se percibe, es porque hay aliados y esa lucha busca pegar en otro lado.

En resumen, el feminismo de la derecha es  incongruente, la probabilidad de que el prianismo sea feminista es absolutamente imposible. Están muertos y moralmente derrotados.

Se resolvió la paradoja.

Oveja Eléctrica.


Comparte en:

Comentarios

Articulos relacionados

This site is protected by wp-copyrightpro.com