18 C
Mexico City
jueves, agosto 11, 2022

Anécdota de San Vicente Gola, Juchitán, Oaxaca

Miguel Cabrera

Con muy buena pluma nos refiere Daniel Cosío Villegas (DCV) la siguiente historia. Félix «el Chato» Díaz, hermano de Porfirio Díaz, en su calidad de gobernador de Oaxaca, reprimió hacia 1870 al coronel de guardias nacionales Albino Jiménez, quien se habría alzado contra el gobierno desconsiderado e injusto del hermano del futuro dictador. La represión caló profundo, pues no solamente se recuerda el acontecimiento por su trepidante violencia contra el pueblo sino por el incendio de más de mil chozas y, peor aún, por el hecho de que Félix Díaz usurpó y profanó la imagen de San Vicente, patrón venerado de la comunidad local, amarrándolo de la cola de su caballo y llevándoselo consigo de regreso a Oaxaca.

Lo que son las cosas: algún tiempo después y como consecuencia de tan funestas decisiones, el destino alcanzaría a Félix Díaz con el desenlace de la fallida revuelta de La Noria en la que los Díaz se insubordinaron militarmente al presidente Benito Juárez. DCV (La República restaurada, Vida política) cuenta que:

«Al iniciarse la revuelta de La Noria, los juchitecos no sólo se niegan a secundarla, sino que se disponen a combatirla, surgiendo de nuevo como caudillo aquel Albino Jiménez, quien esta vez, sin embargo, pide el auxilio del letrado Benigno Cartas. El 10 de diciembre Albino llega a Juchitlán a organizar la contrarrevolución y pronto derrota a las tropas del Estado; conserva el orden, nombra nuevas autoridades y Benigno se encarga de relacionar su movimiento con los demás fieles al gobierno central [de Juárez]. Los ‘borlados’ de Oaxaca mandan el 5 de enero a Benigno y Albino la noticia de la huida de Félix y del rumbo que lleva, y ambos emprenden la persecución ‘en alas del odio y conducidos por la venganza’. El general Alatorre les despacha un correo extraordinario ordenándoles abandonar el acoso, que confía a tropas regulares al mando del general José Ceballos; pero Cartas contesta desde Pochutla que estaba ya sobre la pista y que no la abandonaría. Emprende varias batidas infructuosas en los bosques de Tenameca, hasta surgir el denunciante que informa el escondite: era el cerro del Perico, a 14 leguas de Pochutla. Pronto son localizados y aprehendidos; el 22 de enero se ejecuta en el rancho de Chacalpa a Juan Robles y se anuncia a Félix su próximo fin» (p. 664-65).

DCV continúa con la descripción del ajusticiamiento. Por otra parte, otras fuentes indican que Félix cayó en manos de Benigno Cartas el 22 de enero de 1872, precisamente en el natalicio de San Vicente, cerrando la ironía con perfecta trigonometría.

La anterior anécdota fue referida grosso modo por el presidente Andrés Manuel López Obrador durante su conferencia matutina del miércoles 15 de junio 2022. La moraleja en vistas al desarrollo en el siglo XXI es la de un cuerpo civil sabedor de los atropellos que se operan en su contra y consciente de la necesidad de hacer justicia a través de la ley escrita establecida, del derecho y la razón. En este sentido no parece un desacierto promover el fortalecimiento del tejido comunitario en las sociedades contemporáneas de México, mismas que se rigen por inviolables principios de colectividad, así como por antiguas tradiciones cíclicas y fiestas variopintas, de cara al seguimiento de los valores que garanticen la seguridad como función de la sana convivencia. Según estadísticas oficiales, el 75% de los homicidios que se registran en el país tienen que ver con enfrentamientos entre grupos de la delincuencia organizada, por lo que, a nuestro juicio, el fortalecimiento de las actividades artísticas y culturales podría representar el abatimiento de las conductas antisociales en sectores específicos.

En general, México es un país de un gran legado folklórico que dota de sentido a sus comunidades a través del festejo, la creencia en un bien supremo y la generosidad al prójimo, pero nunca, ciertamente nunca indiferente a los procesos históricos que desarmonizan la relación bienestar-cultura y la libertad de tradiciones.

Por cierto que la efigie de San Vicente fue re-establecida en Juchitán hacia 1964 entre lágrimas de alegría y flores.

Lo celebran los sentimientos de la nación.

Telegram: @ajedrezmiguelcabrera (Arcadia México)

Twitter: https://twitter.com/21cabrera_

Instagram: cabritocimarron

VK: Miguel Cabrera

Enlace adicional consultado:

https://cortamortaja.com.mx/arte-cultura-istmo/cultura-istmo/10862-el-retorno-de-san-vicente-gola-a-juchitan

Últimos Artículos