Politiburó Digital

¿Por qué la derecha enloquece con La Maroma Estelar?

26 junio, 2019

El programa «La Maroma Estelar» que se transmite los domingos por la noche en Canal Once, ha generado polémica prácticamente desde su lanzamiento. El programa del pasado domingo 23 de Junio detonó de forma singular los ánimos de la derecha mexicana.

Hernán Gómez, Carlos Ballarta y el staff del programa dominical, decidieron dedicar su más reciente emisión para hablar sobre el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM), la fábrica de tecnócratas neoliberales.

El mejor programa de la maroma hasta ahora, buen ritmo, buenas intervenciones de Gibrán Ramírez, buenas cápsulas, la participación oportuna de Antonio Attolini, divertido sketch cómico y mucha, mucha polémica.

¿Por qué la derecha está tan enojada por este show de televisión?

Porque «La Maroma Estelar» no esconde su preferencia política. Por años hemos estado acostumbrados a la simulación en los medios de comunicación, periodistas que se dicen objetivos, pero que en la practica son férreos defensores de una visión política. No es el caso de La Maroma Estelar, un programa abiertamente de izquierda hecho para gente de izquierda.

Porque la comedia no es buena si se burlan de ti. Históricamente, la televisión mexicana ha satirizado a los pobres, a personas con sobrepeso, a homosexuales, a campesinos, a personas en situación de calle, etc., Pero es hasta 2019 que la televisión pública se abrió para nuevas voces y proyectos que, levemente han decidido criticar y satirizar al viejo régimen y a la clase privilegiada.

¿Por qué los que hoy critican el contenido de La Maroma Estelar nunca se indignaron con parodias y comediantes clasistas y hasta racistas del pasado?

No entienden que se puede hacer crítica desde el privilegio. Para los detractores del programa, es inaceptable e inconcebible que un egresado de universidad privada, se atreva a criticar a la educación privada. Tampoco es válido que alguien de clase media alta se atreva a criticar a «los fifís».

Por su odio a Gibrán. No es ninguna novedad el odio que un sector de la derecha mexicana le tiene al joven académico e intelectual Gibrán Ramírez. No conciben que un muchacho pueda pintarle la cara con argumentos sólidos a cualquier opinador consagrado de la clase privilegiada.

La realidad es que Gibrán Ramírez sigue brillando con luz propia y se ve como pez en el agua en esta divertida plataforma de Canal Once.

La falsa corrección política. Celebran la seña obscena que una niña le hizo a un camarógrafo, para horas más tarde indignarse por el supuesto «racismo» del comediante Carlos Ballarta, quien llamó «jóvenes blancos» a dos estudiantes del ITAM.

La reacción furiosa pide censura

Por los motivos previamente mencionados, la derecha ha lanzado su furia contra los conductores, productores y directivos del programa y de Canal Once. Piden que los responsables del show dominical sean despedidos y que La Maroma Estelar salga del aire inmediatamente, ¿Y la libertad de expresión, apá?

Se defienden

Efectivamente, son nuevos tiempos para el país, Jenaro Villamil, director del Sistema Público de Radio y Televisión (SPR), no se debe dejar presionar por expresiones intolerantes de la derecha.

Facebook Comments